Cómo pasar unas vacaciones campestres con los niños

Cómo pasar unas vacaciones campestres con los niños

Los niños pueden aprender mucho del cuidado del medio ambiente si aprovechamos las vacaciones de verano para que sean más saludables. Ahora que muchas familias con niños están de vacaciones, puede ser un buen momento para hacer que los pequeños se conciencien con respecto al medio ambiente. Veamos entonces cómo pasar unas vacaciones campestres con los niños.

Dado que las vacaciones de verano supone para muchas familias el momento en que pueden pasar más tiempo con los hijos, así como una oportunidad de relajarnos al aire libre y reconectar con la naturaleza  ¿Por qué, entonces, no los haces de una forma más «ecológica» tratando de contaminar lo menos posible?.

Veamos entonces algunas ideas que son sencillas de aplicar y que nos van a servir para disfrutar las vacaciones con los niños, con mayor respeto por el medio ambiente y la naturaleza.

Elige destinos cercanos

Ahora que debido a la pandemia es casi imposible viajar al extranjero o contratar unas vacaciones lejos de casa, podemos hacer que este sea nuestro verano más ecológico, eligiendo pasar las vacaciones en lugares que no estén muy lejos de modo que se pueda reducir significativamente el impacto ambiental de los viajes y además, evaluar opciones de transporte menos contaminantes, como el tren o el ferry. Puede incluso que te quedes en la ciudad de modo que puedes organizar salidas con los niños a distintos puntos turísticos o por ejemplo al parque, utilizando el transporte público, las bicicletas o incluso caminando.

Enseñemos a los niños reglas básicas sobre el medio ambiente

Tener más tiempo para pasar con nuestros hijos quizás nos permita poder enseñarles mejor la importancia del cuidado del medio ambiente. Aprovechemos, entonces, para reiterar a nuestros hijos la importancia de algunas reglas básicas en términos de respeto por el medio ambiente: desde la atención a los ecosistemas hasta la importancia del reciclaje, o desde las precauciones que seguir en el amor por los animales a como por ejemplo no se deben dejar restos o basura si por ejemplo vamos a la playa o al campo.

Elige alojamientos más ecológicos

No hay nada como alojarse en un gran hotel con todas las comodidades, o con «todo incluído» o  realizar un crucero con todo equipado, pero lo cierto es que dichos alojamientos a menudo ocultan implicaciones sociales y ambientales no muy positivas.

Desde el impacto en el paisaje hasta el desperdicio de alimentos y agua , desde el consumo excesivo de energía hasta la producción de desperdicios, pasando por el pobre rendimiento económico de la población local, es difícil que una instalación de alojamiento grande pueda ser una opción sostenible. Mejor, si es posible, centrarse en pensiones, hostales o pequeñas estructuras familiares (como las casas rurales) , que a menudo también ofrecen la oportunidad de ponerse en contacto con las personas y las costumbres del lugar.

 Encuentra la naturaleza

Una de las paradojas de la industria turística contemporánea para las familias es que a menudo ofrece formas de entretenimiento altamente estructuradas y tecnológicas, idénticas a las que sometemos a niños y jóvenes durante todo el año. En esencia, puede que hagamos cientos de kilómetros con los niños y luego los veamos hacer las mismas actividades que podrían haber hecho fácilmente en casa.

Un camping o una acampada, por otro lado, representa una valiosa oportunidad para restablecer un mínimo de contacto y familiaridad con los elementos naturales , redescubriendo todos los beneficios de la vida al aire libre, libre de esquemas rígidos, horarios, roles estereotipados. Desde bosques hasta granjas, desde cuevas hasta playas soleadas, desde lagos hasta prados campestres, la naturaleza ofrece a las familias con niños (y no solo ellos, por supuesto) oportunidades infinitas e invaluables para la recreación, el crecimiento y el bienestar.

Lleva un equipaje ligero

Otra buena idea para reducir el impacto de tus viajes es aprovechar los límites de capacidad de equipaje del automóvil o las reglas impuestas por las aerolíneas para que las vacaciones con tus hijos sean una experiencia para que aprendan sobre la  esencialidad y ligereza. Esta puede ser una buena oportunidad para recordar que puedes vivir bien incluso sin tener que tener 10 pares de sandalias o una bolsa que combine con cada atuendo.

¿Qué mejor ocasión que las vacaciones para desintoxicarnos del exceso de tecnología ? Este año, independientemente del destino que hayamos elegido, realmente tratemos (todos) de quitar los ojos del teléfono y apuntarlos hacia arriba, hacia el brillante firmamento de las noches de verano, o fijarlos en la mirada de las personas que nos habla y queremos. Quizás estas sean así las verdaderas»vacaciones» para toda la familia y no solo para nuestros hijos.

Fuente: Okdiario

[simple-author-box]