Las compras de casas de campo aumentaron por la pandemia

Las compras de casas de campo aumentaron por la pandemia

Una vez se decretó la cuarentena obligatoria y el cierre de empresas no esenciales cada vez más personas empezaron buscar cabañas para convertirlas en su hogar.

Con la crisis sanitaria en curso millones de personas perdieron sus empleos y otro tanto se acoplaron a la modalidad del teletrabajo, en fin, la pandemia generó un paro en todos los sectores económicos afectando más a unos que a otros, por ejemplo, un informe de Rentals.ca &  Bullpen Research & Consulting reveló que en junio se registró por tercer mes consecutivo la disminución en los precios de alquiler, dejando en claro que es este uno de los sectores que más ha padecido las consecuencias del coronavirus.

La economía canadiense se ha fracturado por la pandemia, sin embargo, y, a pesar del desolador panorama para los bienes raíces, la inmobiliaria de Ontario, Catharine Inniss, de Cottage en Muskoka Real Estate, informó que en los últimos meses el mercado de las casas de campo ha presentado un aumento “muy, muy rápido”.

De acuerdo con las afirmaciones de Inniss, en mayo comenzó a registrarse el aumento en la tendencia de las personas que viven en el área expresando interés por comprar casas de campo, desde entonces se aceleró notoriamente el mercado de cabañas en la provincia de Ontario.

Como medida regulatoria tanto las autoridades municipales, provinciales y federales estipularon una serie de reglamentos para prevenir la propagación del coronavirus, con ello las personas no podían salir a un parque público, ni practicar alguna actividad al aire libre, lo cual generó que cada vez más canadienses fijaran su atención hacia las casas campestres.

Zonas verdes, tranquilidad, seguridad y por supuesto, libertad, son algunos de los factores que más han influido al momento de comprar una casa de campo, Inniss dijo que, con la modalidad del teletrabajo, muchas personas “Se dieron cuenta de que ahora pueden trabajar desde cualquier lugar siempre que tengan una conexión Wi-Fi decente.”

«Ahora hay mucho más trabajo a distancia, creo que los empleadores han superado la idea de que no es productivo y descubrieron que es muy productivo, por lo tanto, la gente podría estar recurriendo a tener un lugar al que puedan acudir ocasionalmente, en una ciudad y luego vivir aquí [en un país rural]». Según Inniss, con la cancelación de los vuelos no esenciales, “los canadienses buscan pasar más tiempo explorando su propio patio trasero”, además, aseguró que, con el desplome del mercado de valores por el coronavirus, los canadienses empezaron a “reconsiderar en qué están invirtiendo su dinero.”

«Creo que las personas comenzaron a pensar que quieren algo más sólido y poder disfrutar de su inversión y vivir y trabajar en su inversión», explicó Inniss. Canadá está lleno de amplias zonas boscosas y hermosos lagos que brindan una experiencia sinigual a sus habitantes que ahora, con la coyuntura están buscando la experiencia natural.

Referencia: qpasa.com

[simple-author-box]