Recomendaciones para proteger su salud en vacaciones familiares

Recomendaciones para proteger su salud en vacaciones familiares

El coronavirus no se va de vacaciones, por eso nuevamente, le recordamos las medidas que debe tener para prevenir el contagio y otras prácticas para proteger su salud en época de descanso.

Vacaciones familiares en tiempo de COVID-19

Insistir en el uso del tapabocas, el distanciamiento físico y el lavado de manos frecuente es fundamental en todos los espacios. Es importante que las personas conserven las medidas durante las reuniones, en el espacio público y los sitios de recreación.  Los encuentros familiares y sociales han sido las principales ocasiones de contagio de coronavirus. Por eso, elija disfrutar las vacaciones solo con su núcleo familiar.

Tenga presente el punto de atención en salud que tiene asignado en la EPS, eso le ayuda a ganar tiempo en caso de cualquier consulta médica, accidente o emergencia. Si va a viajar tenga en cuenta cómo debe reportar cualquier novedad ante su asegurador o cómo acceder a cualquier servicio de salud desde otras ciudades.

La líder Lina Bedoya Echeverri, indicó: “es importante recordarles que el uso de bebidas embriagantes aumenta ciertos riesgos como las problemáticas familiares, la violencia intrafamiliar, los accidentes de tránsito y otro tipo de lesiones, por lo que recomendamos el disfrute en familia y las celebraciones sin licor”. 

¿Cómo proteger su piel durante vacaciones familiares?

  1. Usar un protector de amplio espectro contra rayos ultravioleta tipo A y B, con un factor mínimo de 30, ojalá de 50. Si bien en el mercado existen algunos de protección mayor a 50, la dermatóloga afirma que no hay evidencia científica que demuestre que su beneficio es mayor.
  2. El protector debe ser resistente al agua, en especial si se va a meter al mar o la piscina.
  3. A los niños menores de seis meses no se les debe untar ninguna protección. Esta debe hacerse por medios físicos como sombreros o camisas con manga larga. De los seis meses a los dos años, hay que aplicar el protector solo si se van a exponer al sol, y en los mayores de dos años el protector debe ser aplicado siempre y a diario, sin importar si están o no expuestos al sol. “El 80 % de los daños en la piel se genera antes de los 18 años. En esos años es clave la protección para evitar complicaciones a largo plazo”, expresa Pérez. 
  4. Los cambios alimenticios en esta época, como las dietas ricas en grasa y dulce, más el hecho de que la gente, por las fiestas, deja de lado las rutinas de limpieza facial, aumentan las posibilidades de sufrir de acné. Las mujeres son más susceptibles a esto, por su condición hormonal. 
  5. Es recomendable que, si se van a exponer al sol, se suspendan los tratamientos tipo despigmentaciones, ya que se pueden producir quemazones en la piel. 
  6. Al salir del agua, en el mar y en la piscina, hay que bañarse pero usar solo jabón para las axilas y los genitales para retirarse el cloro, los productos químicos y el agua salada. Después de secarse, hidratarse con fragancias y cremas hipoalergénicas. 
  7. Así no se vaya a salir de la ciudad, ni tampoco se meta a piscina o se asolee, la protección de la piel debe ser permanente dados los índices de contaminación y polución. “Hacer una buena limpieza en las mañanas y las noches con jabones sin detergentes, especiales para la piel del rostro”, aconseja la dermatóloga. Aún en casa, en días lluviosos o nublados, es aconsejable seguir esta indicación, pues las ventanas solo protegen el 30 % de la radiación solar. 

Referencia: vivirenelpoblado